lunes, 16 de enero de 2012

Con prudencia

Probando motor, Mar de Las Calmas. Tecorón. El Hierro
La semana pasada, el motor de mi barca, quizá por sobre esfuerzo en las últimas fiestas, sufrió un recalentón y quedó bloqueado, por lo que tuvo que ser desatascado de urgencia y sometido a una minuciosa limpieza tanto de los circuitos de alimentación como los de escape. Unos pocos días en dique seco y, otra vez a la mar. Ayer domingo, ya hicimos una salida en pruebas por la costa baja, eso sí, separados de las rocas y respetando las boyas que no es cuestión de dañar el casco o las rocas. Digo esto, porque algunos van como locos y, no es cuestión, ¡Oiga!. El motor se comportó, de una forma más que aceptable. Seguiremos con el pescado, que sienta bien. Hay que ir con prudencia.

6 comentarios:

Luis dijo...

Hermosa foto

Gine dijo...

Prudence ... surtout par ces temps où les rochers semblent surgir sous les bateaux de croisière !

Jota Ele dijo...

Entiendo que hay una metáfora en tu entrada.

Hay que cuidar ese motor, marinero. No vaya a ser que decidas hacer una singladura de altura y te quedes a la deriva.

Un gran abrazo.

Rita Vaselli dijo...

Hai ragione Semi. Si deve vivere con prudenza in ogni circostanza della vita!!!

montse dijo...

Por lo que comenta Jota Ele, sobre la metáfora de tu escrito, me ha hecho dudar en la interpretación!!... No sé si has de cuidar el motor del barco o si te has de cuidar de tu motor (el del marinero).
Sea lo que sea, prudencia y buenos cuidados!!
Un abrazo.

LUIS dijo...

Y el miércoles, nueva prueba, otra vez cerca de la costa y con el motor frío, a ver como responde
Un abrazo

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails