sábado, 17 de abril de 2010

Días después

Clásico cuadro en los comedores de muchos hogares españoles en la posguerra. Rastro.S/C de Tenerife

Pasadas las últimas fiestas religiosas, algún arrepentido quiere desprenderse de los recuerdos de aquella celebración inicial, tras la tragedia que le sucedió y así, resucitar a la renovación artística hogareña. Qué Dios se lo perdone y el buen gusto le asista... ¡Con el cariño que le tenía la abuela!

3 comentarios:

Jota Ele dijo...

¡Ja, ja, ja, ja!

Eso, que el buen gusto le asista. ¡Mira que quitar esa Sagrada Cena!.

Claro que, en mi casa, tampoco hay un cuadro como este en el comedor, sino un bodegón de pintura muy propio también.

Un abrazo, Semi.

Neogeminis dijo...

Hay gente que vive vendiendo las reliquias de las casas de sus abuelos! jejeje...cuando paso por algún mercado improvisado de esos que ponen su mercadería en la calle, me da cierta tristeza reconocer entre ellos objetos iguales a los que solía ver en otros tiempos en casa de mis abuelos. Los objetos siguen teniendo vivos algo del recuerdo de quienes los poseyeron...por lo menos, me gusta creerlo...


abrazos!

JuanD dijo...

cuadros como esos los había en todas las casas y con ellos se va algo de nosotros mismos. Que pena.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails