viernes, 6 de noviembre de 2009

El Postre

SOUVENIR

Camello de Ángel, De arch-Semi 2
Al final del viaje, el turista se lleva un recuerdo de la tierra que visita, un "souvenir" para regalar al cuñado/a o exhibir en la estantería. Debe ser llamativo, a la vez que exótico y, así, dar motivos para hablar del viaje, bla, bla... ver las fotos, bla, bla... el video y demás martirios para las visitas. Su atractivo, debe ser inversamente proporcional a su estética, si no, no es explicable el negocio de "souvenir" hortera que se prodiga, por todos los enclaves turísticos.
P.ej: Comprar un camello de plástico cargado con piñas de plátanos, como recuerdo de Tenerife, es cuanto menos un cachondeo,- por no decir un insulto-, sin embargo, es la baratija más demandada por nuestros visitantes, junto con la banana saca-tapas y la pareja de magos en traje típico.
Quién da más ?...-La Consejería de Turismo?
En Canarias, seguro . Hay hoteles de TI que plantean servir un bufé semanal temático de postres "Kitsch art" y, como promoción cultural de las islas ante el turismo de Islandia, solicitar una subvención. Todo vale. Hay que ayudar al sector!

Hablando de camellos y cachondeo... me recuerda una anécdota: en La Laguna, por los años 60, en la cabalgata de reyes, S.M. Melchor siempre montaba un camello viejo y lento, tirado por Ángel, su camellero. Al bondadoso Rey -concejal de festejos, por montar el "camello de Ángel" y normalmente llegar el último a los actos oficiales, era conocido en su amplio entorno, como- Su Majestad, El Postre.

5 comentarios:

Neogeminis dijo...

jejejej me ha hecho mucha gracia! jejej tanto por el souvenir (la verdad que es feito!) y también me reido con lo del postre! jejeje...muy ocurrente.

un abrazo

GusPlanet dijo...

Hola Semi, estuve 'poniéndome al día' con tú blog y como siempre me ha resultado muy interesante todo lo que nos has ofrecido ...
Como éste comentario sobre los 'souvenirs' turísticos, todo un tema desde los años '60 en adelante. Pero no desesperes, el tema de los souvenirs es universal y toooooooodos tenemos algo de ello en casa (será genético entonces?).

Aquí en París por ejemplo, a diario se venden millones de pequeñas reproducciones de la Torre Eiffel 'Made in China' y es un negocio que mueve millones, miles de inmigrantes recién arribados y mucha gente feliz al ofrecer el pequeño recuerdo ...

Un saludo entonces, desde una muuuuuuuuy otoñal París! ( ... me voy a seguir pintando las 'pequeñas torres' que ofrezco por dos euros en la plaza de mi barrio EJEMMMMM!)

Le Mosquito dijo...

Servidor los recuerdos se los lleva puestos, y recuerdo que me llevé puesto de Tenerife unos dulces de palma exquisitos, adquiridos y engullidos en Icod de Los Vinos. Y los vinos también me los puse allí, por no dejar sólo a un cocido tinerfeño adquirido fuera de ruta turística.
Y recuerdo mucho más, entre otras cosas, que debería volver para dejar de recordar.

Maguisan dijo...

Magnífica entrada y preciosa anécdota Semi, ya se lo que no tengo que comprar la próxima vez que visite esa maravillosa tierra!!!

un abrazo
manolo

Jota Ele dijo...

¡Ja, ja, ja, ja!

Simpática entrada, Semi.

El pobre Rey Melchor, con su luenga barba blanca, sin duda producto de sus más de dos milenios y el camello que se merecía una honrosa jubilación, debían hacer una buena pareja.

En cuanto a los souvenirs, yo siempre veo las tiendas repletas de toros y "bailaoras" flamencas con su traje de volantes. Así que intuyo que se deben vender muy bien.

Estereotipos de una España que ya no existe, si es que alguna vez existió.

Un cordial saludo.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails